Rinitis alérgica

Recomendaciones para alergia a los ácaros

Recomendaciones para alergia a los ácaros 1500 1000 Federico de la Roca Pinzón

¿Qué son los ácaros?

Los ácaros son una subclase de arácnidos inofensivos para el hombre. La mayoría de los ácaros no son visibles al ojo humano y alcanzan unos pocos milímetros de longitud. Los pacientes alérgicos los suelen confundir con el polvo de casa, pero no lo son. Los ácaros son seres vivos, con un ciclo reproductivo muy activo, que pueden habitar en el polvo doméstico. Por lo tanto, su presencia no significa una falta de limpieza del hogar.

¿Dónde se encuentran los ácaros?

Su hábitat principal es el interior de las viviendas, encontrándose en mayor número en los colchones, almohadas, sofás, alfombras, ropa de cama y en muebles revestidos de tela.

¿De qué se alimentan los ácaros

Los ácaros conviven con nosotros porque somos su fuente de alimento. Se alimentan de la piel que perdemos a diario (caspa). Se calcula que un ser humano pierde en torno a 1 gramo de piel al día. Los ácaros también se pueden alimentar de la piel de las mascotas.

¿Qué favorece su presencia?

La humedad es el principal factor que condiciona su crecimiento. Los niveles óptimos de humedad relativa para que los ácaros se desarrollen es del 75%. La temperatura también juega un papel importante. Se considera que la temperatura óptima oscila entre 25º y 35º C.

¿Por qué producen alergia los ácaros?

Los ácaros poseen proteínas alergénicas que en personas alérgicas pueden producir síntomas. Estás proteínas están presentes principalmente en los restos fecales, pero también se encuentran en el cuerpo tanto de los ácaros vivos como en los ácaros muertos.

¿Es frecuente la alergia a ácaros en nuestra zona?

Al encontrarnos en una zona de costa, la alergia a ácaros es muy frecuente. La alergia a ácaros es la principal causa de alergia en nuestra área siendo responsable de cerca del 71% de los casos de rinitis alérgica y alrededor del 55% de los casos de asma alérgico.

¿En qué época del año nos exponemos más a los ácaros?

¿Qué síntomas produce la alergia a ácaros?

Los síntomas por alergia a los ácaros son de tipo respiratorio: rinitis y asma.

En el caso de la rinitis el paciente sufre episodios, matutinos, al levantarse de la cama, de estornudos, picor nasal, mucosidad líquida y congestión nasal. Estos síntomas suelen ceder al abandonar el domicilio para reaparecer por la noche al acostarse, o cuando manipula grandes cantidades de polvo.

Algunos pacientes pueden presentar también síntomas de asma, como tos seca, dificultad para respirar, opresión torácica y sibilancias. Síntomas más frecuentes por la noche.

¿Qué puedo hacer para evitarlos?

  • Eliminar del dormitorio las alfombras y los objetos que acumulen polvo.
  • Evitar los peluches y libros dentro de la habitación.
  • Utilizar fundas antiácaros en el colchón y la almohada.
  • El colchón y la almohada deben aspirarse durante 10 minutos una vez al mes y exponerlos al sol durante 30 minutos 2 o 3 veces al año.
  • Ventilar las habitaciones y en especial el colchón.
  • Evitar hacer la cama de forma inmediata.
  • Lavar con agua caliente (a más de 50º C) al menos una vez a la semana las sábanas y las mantas.
  • Realizar limpieza periódica de alfombras, moquetas, sofás y cortinas.
  • Para la limpieza del suelo es preferible utilizar aspiradora.
  • Reducir la humedad relativa en toda la casa, o al menos en el dormitorio, por debajo del 50%.
  • Reparar los problemas de humedad dentro del domicilio.

Recuerda solicitar la valoración de tu Médico Especialista en Alergología si sospechas alergia a los ácaros, desde ClinicAL esperamos haber aportado información sobre esta alergia tan frecuente en las zonas de costa.


Dr. Federico de la Roca Pinzón
Médico Especialista en Alergología
ClinicAL

Tratamiento para la rinitis y el asma alergico

Tratamiento para la rinitis y el asma alergico 1920 1080 Federico de la Roca Pinzón

La rinitis y el asma alérgico son enfermedades que se caracterizan por la presencia de síntomas muy molestos como la obstrucción nasal, estornudos frecuentes, mucosidad, tos y dificultad para respirar. Todos estos síntomas afectan la calidad de vida de los pacientes que los padecen.

¿Qué tratamientos existen para tratar los síntomas de la alergia?

Los especialistas en Alergología podemos ofrecer a nuestros pacientes 2 líneas de tratamiento. Por un lado, tenemos el tratamiento sintomático y por otro el tratamiento específico. El primero, como su nombre lo indica, busca aliviar los síntomas causados por la alergia respiratoria. Entre estos se incluyen los antihistamínicos orales, spray nasal, inhaladores bronquiales y colirios.

La segunda línea, el tratamiento específico, actúa sobre la causa del problema, la respuesta del sistema inmune ante los alérgenos (ácaros, pólenes, hongos, epitelios, etc.) a los cuales somos “alérgicos”. Este tratamiento es la Inmunoterapia Específica, también conocido como “vacunas de la alergia”.

Dependiendo la intensidad y frecuencia de los síntomas y la afectación de la calidad de vida, los especialistas en Alergología podemos recomendar una u otra línea de tratamiento, incluso indicar ambas, ya que son compatibles entre sí y su combinación aumentan su potencia.

¿Cuál es la diferencia entre los antihistamínicos orales y el spray nasal?

El antihistamínico oral es el tratamiento más conocido para tratar los síntomas de la rinitis. Es el primer escalón del tratamiento y en muchos casos es suficiente para el control de los síntomas. El beneficio que se obtiene al tomarlos se debe a que los antihistamínicos orales reducen el picor de nariz, los estornudos y la mucosidad.

La gran mayoría de spray nasal contienen corticoides los cual los convierte en una medicación más potente que los antihistamínicos orales. Debido a esta mayor potencia se les considera el segundo escalón de tratamiento. Además de reducir los síntomas como los antihistamínicos, el spray nasal tiene mayor capacidad para controlar la congestión nasal. A diferencia de los antihistamínicos orales, que consiguen su máximo beneficio a las pocas horas, el spray nasal necesita de un tiempo más largo para obtener el 100% de su efecto. Por este motivo es que se aconseja su uso durante días incluso semanas.

¿Si ya estoy tomando antihistamínicos orales puedo también utilizar el spray nasal?

Los antihistamínicos orales y el spray nasal son compatibles entre sí. Dependiendo de la intensidad y frecuencia de los síntomas, los especialistas en Alergología podemos recomendar uno u otro e incluso, en los casos con síntomas muy molestos, utilizar ambos a la vez. Actualmente existen spray nasal que además de corticoides incluyen en su formulación antihistamínicos lo cual potencia su efecto.

¿Es malo el uso de spray nasal con corticoides durante largos períodos de tiempo?

Existe cierto miedo generalizado en la población, no muy bien fundamentado, sobre el uso de corticoides. Si bien, el uso continuo de corticoides, en especial los corticoides por vía oral o intramuscular, durante largos períodos de tiempo a dosis elevadas pueden desencadenar efectos secundarios, los corticoides nasales, como los que se encuentran en la mayoría de spray nasal, rara vez producen estos efectos secundarios.

La ventaja del spray nasal que contienen corticoides es que se aplican directamente sobre el sitio que se desea tratar, la mucosa nasal. Esta forma de aplicación los convierte en corticoides tópicos, similar a las cremas o ungüentos, solo que en este caso son corticoides tópicos nasales. La vía de administración tópica nasal permite reducir de forma importante la dosis, así como el efecto sobre otros órganos. A pesar de esto algunos pacientes refieren sequedad nasal y en pocos casos sangrados puntuales. Ambos síntomas leves que pueden ser controlados reduciendo la frecuencia del spray o hidratando la mucosa nasal.

¿Qué pasa con el uso de Utabon ®, Respibien ® y Respir ®?

El Utabon ®, Respibien ® y Respir ® son anticongestivos nasales y su uso no está indicado en el tratamiento de la rinitis alérgica. Estos spray nasal actúan disminuyendo riego sanguíneo de la mucosa nasal. Tienen un escaso efecto sobre el picor de nariz, la secreción de moco y los estornudos. Su administración continua por más de 2-3 días puede reducir su potencia y a producir dependencia de los mismos por un efecto rebote tras su retirada. Además, pueden atrofiar y deformar la mucosa nasal.

Además de los síntomas de nariz me pican mucho los ojos. ¿Qué puedo hacer?

Es muy frecuente que la rinitis alérgica se acompañe de conjuntivitis, tanto así que en muchos casos el diagnóstico que damos los especialistas en Alergología es “Rinoconjuntivitis Alérgica”.

Si bien los antihistamínicos orales pueden ayudar con el lagrimeo y el picor de ojos en algunos pacientes este tratamiento puede ser insuficiente. Esta demostrado que el uso de spray nasal con corticoides también puede reducir los síntomas oculares, pero aun así hay pacientes que continúan con conjuntivitis. En estos casos es recomendable añadir al tratamiento colirios que contengan antihistamínicos tópicos oculares. Actualmente se dispone de colirios con “acción dual” que no solo tienen un efecto antihistamínico sino que además poseen una acción anti-inflamatoria.

Qué tratamientos existen para el asma alérgica?

Al igual que la rinitis, el asma alérgica es un proceso inflamatorio de la vía aérea, solo que en este caso se trata de la vía aérea baja (pulmones). En líneas generales el tratamiento del asma alérgico es similar al de la rinitis alérgica, controlar la inflamación con tratamientos tópicos (inhaladores bronquiales).

En el caso del asma alérgico es frecuente (e incluso excesivo) el uso de broncodilatadores tipo Salbutamol (Ventolin ®). Este tipo de inhaladores, como su nombre ya lo indica, dilatan el bronquio, pero no actúan sobre la inflamación. Cada día su uso esta más limitado y solo se recomienda en casos de crisis, como medicación de rescate, o en el asma inducida por el ejercicio físico. Para el resto de los casos se prefiere inhaladores que contengan corticoides inhalados. De la misma forma que el spray nasal con corticoides actúan únicamente sobre la mucosa nasal, los inhaladores bronquiales tiene efecto exclusivamente sobre la mucosa del bronquio por lo que sus efectos secundarios son muy limitados.

¿Qué son las “vacunas de la alergia”?

Las “vacunas de la alergia”, cuyo nombre correcto es Inmunoterapia Específica, es actualmente el único tratamiento capaz de disminuir la intensidad y frecuencia de los síntomas, reducir el consumo de medicación (antihistamínicos orales, spray nasal, inhaladores bronquiales, etc.), mejorar la respuesta a estos y en muchos casos permitir la convivencia entre el paciente y los alérgenos (ácaros, pólenes, epitelios) responsables de sus síntomas.

Las “vacunas de la alergia” es el tratamiento específico de la alergia respiratoria. A diferencia del tratamiento sintomático (antihistamínicos orales, spray nasal, inhaladores bronquiales y colirios) que únicamente reduce los síntomas, la Inmunoterapia Específica modifica el sistema inmune del paciente que la recibe. Con su administración se busca controlar y reducir la respuesta (hiperrespuesta/hipersensibilidad) del sistema inmune que se genera cuando el paciente se expone a aquello a lo cual es alérgico.

El objetivo principal de la Inmunoterapia Específica es crear un estado de “tolerancia” en el cual el paciente no desarrolle síntomas a pesar de estar en contacto con los alérgenos (ácaros, pólenes, hongos, epitelios, etc.) responsables de su alergia. Para conseguir este objetivo, la Inmunoterapia Específica requiere de dosis a intervalos frecuentes durante varios años. En el caso de la Inmunoterapia Específica subcutánea, la más conocida como “vacuna de la alergia”, se trata de pequeñas dosis de los alérgenos a los que se es alérgico, que se administran inyectando la cara lateral del brazo, en la grasa debajo de la piel (tejido celular subcutáneo), de forma mensual durante 3 a 5 años.

Existen otras formas de administración de la Inmunoterapia Específica, como lo son la vía sublingual (gotas o comprimidos) o la intradérmica (inyecciones en las capas más superficiales de la piel). Todas ellas requieren intervalos de tiempos frecuentes y al menos 3 años de tratamiento.

¿Son compatibles las “vacunas de la alergia” con los antihistamínicos orales y el spray nasal?

Tanto el tratamiento sintomático (antihistamínicos orales, spray nasal, inhaladores bronquiales, etc.) como el tratamiento específico (Inmunoterapia Específica) son compatibles entre sí. De hecho, en los primeros meses de la Inmunoterapia Específica se aconseja continuar con la medicación sintomática habitual. El estado de “tolerancia” que se busca con la Inmunoterapia Específica tarda tiempo en alcanzarse y hasta que no se consiga dicho estado es recomendable mantener controlados los síntomas con la medicación sintomática. Además, se ha demostrado que conforme se acumulen más y más dosis de la Inmunoterapia Específica esta reduce la necesidad, tanto en dosis como en frecuencia, de la medicación sintomática. Es decir, ambos tratamientos utilizados de forma conjuntan permiten un mejor y más rápido control de los síntomas.

¿La alergia tiene cura?

No, la alergia respiratoria no tiene cura. A pesar de los avances en Alergología los pacientes alérgicos siempre seguirán siendo alérgicos a pesar del tratamiento (sintomático o específico) que realicen. Pero ser alérgico no significa tener síntomas.

Actualmente los especialistas en Alergología podemos ofrecer tratamientos que crean “tolerancia” en los pacientes alérgicos. Es decir, podemos hacer que el paciente alérgico pueda convivir con aquellos alérgenos (ácaros, pólenes, hongos, epitelios, etc.) responsables de su alergia sin desarrollar síntomas. Esta “tolerancia” es independiente del resultado de las pruebas cutáneas (prick test) o determinación de anticuerpos específicos, recordemos, el paciente sigue siendo alérgico, pero ya no presenta síntomas importantes.

Desde ClinicAL esperamos haber aportado información sobre el tratamiento de la rinitis y el asma alérgico, tratamiento con diferentes líneas cuyo fin último es mejorar la calidad de vida de los pacientes alérgicos.

Recuerda solicitar la valoración de tu alergólogo si presentas síntomas al inicio de la primavera, desde CliniCAL esperamos haber aportado información sobre la alergia a polen de platanero.


Dr. Federico de la Roca Pinzón
Médico Especialista en Alergología
ClinicAL

Alergia al polen de Ciprés

Alergia al polen de Ciprés 1800 1201 Federico de la Roca Pinzón

Los cipreses son las plantas más antiguas que existen sobre la Tierra. En España existen varias especies de ciprés, de las cuales las más importantes son el ciprés común (Cupressus sempervirens), el ciprés de Arizona (Cupressus arizonica) y el ciprés de Monterrey (Cupressus macrocarpa).

¿Cuál especie de ciprés es la más frecuente?

El ciprés común es la especie más extendida, conocida y también la más alta de todas. Es además la especie más longeva pudiendo llegar a vivir más de 500 años. Existen dos variedades de ciprés común, el más frecuente es el de copa estrecha, casi columnar. Se caracteriza por su crecimiento vertical. Esta variedad es muy común encontrarla en cementerios, monasterios e iglesias.

En nuestra zona la especie más frecuente es el ciprés común. Esto se debe en parte a que es originario del Mediterráneo oriental y a que en los últimos años ha aumentado su presencia como árbol ornamental en parques, jardines y setos en las viviendas

¿Por qué produce alergia el polen de ciprés?

El polen es la espora masculina de las plantas y contiene toda la información genética necesaria para completar la fecundación. El polen posee además proteínas alergénicas. Estás se encuentran en su interior, pero pueden escapar a la atmósfera al atravesar sus poros y microporos o por la misma ruptura del polen.

Los pólenes tras su liberación (polinización) se encuentra en suspensión en la atmósfera a merced del viento. Esto facilita su transporte de zonas de alta concentración a zonas de baja concentración. Si el polen, o sus proteínas alergénicas, entra en contacto con personas alérgicas puede producir síntomas de alergia respiratoria. Los días de viento, lluvia y las tormentas eléctricas favorecen la ruptura del polen aumentando la exposición a las proteínas alergénicas.

¿Cuándo polinizan los cipreses?

Los cipreses pueden polinizar en casi cualquier época del año, pero se considera que desde finales de invierno hasta principios de primavera son los meses de mayor polinización. En nuestra zona es frecuente encontrar niveles altos de polen ciprés entre febrero y marzo

En general, el polen suele verse afectado por el efecto “barrido” producido por las lluvias, pero en el caso del polen de ciprés sus niveles suelen ser más elevados en los años con mayor cantidad de precipitaciones.

¿Es frecuente la alergia al polen de ciprés en nuestra zona?

No, la alergia al polen de ciprés no es muy frecuente en nuestra zona. En el caso de rinitis alérgica es el cuarto polen en importancia en Cataluña, muy por detrás del polen de gramíneas, plátano de sombra y olivo. Se calcula que en nuestra zona el polen de ciprés es responsable del 22% de los casos de rinitis alérgica y del 14% de los casos de asma alérgico.

¿Qué síntomas produce la alergia al polen de ciprés?

Los síntomas por alergia al polen de ciprés son de tipo respiratorio: rinitis y asma.

Los pacientes con rinitis presentan estornudos, picor nasal, mucosidad líquida y congestión nasal. Los síntomas aparecen durante el día, en especial en ambientes abiertos. Los síntomas suelen remitir por la noche, o en ambientes cerrados. El polen además puede afectar los ojos produciendo picor, enrojecimiento y lagrimeo
(rinoconjuntivitis alérgica). Algunos pacientes pueden presentar también síntomas de asma, como tos seca, dificultad para respirar, opresión torácica y sibilancias.

Los pacientes alérgicos al polen de ciprés suelen presentar síntomas más intensos que aquellos pacientes alérgicos a otros tipos de pólenes.

¿Qué puedo hacer para evitar el polen de ciprés?

La mejor medida es permanecer el mayor tiempo posible dentro de ambientes cerrados durante los días de mayor polinización.

En casa no abrir las ventanas a primera hora de la mañana ni cuando cae el sol. Procurar no tender la ropa en el exterior, sobre todo los días de alta exposición, ya que el polen puede quedarse atrapado en las prendas. Se prefiere lavar el polen de las terrazas a recogerlo.

Cuando se salga a la calle, llevar gafas de sol para que el polen no pueda entrar en contacto con los ojos. Evitar actividades al aire libre a primera hora de la mañana y a última de la tarde. Si se va a estar mucho tiempo al aire libre, cuando los niveles exposición son altos, se recomienda el uso de mascarillas (FPP2).

Cuando se viaje en coche, hacerlo con las ventanillas cerradas. Utilizar filtros anti-polen en el aire acondicionado del coche.

Los cipreses, a diferencia de otros árboles, pueden producir polen desde el pie de la planta hasta la copa. El polen se agrupa en pequeños sacos pardos situados en los extremos de las ramas. Es por este motivo que la poda antes de la época de la polinización puede reducir la exposición si se convive en contacto estrecho con estos árboles.

¿Cómo afecta la contaminación y el cambio climático al polen del ciprés?

Los gases de efecto invernadero (CO2, NO2, etc.) están aumentando la temperatura global. El incremento de la temperatura esta produciendo pólenes con mayor cantidad de proteínas alergénicas. La ausencia de lluvia esta adelantando la época de polinización.

En el caso particular del polen de ciprés el aumento de temperatura durante el invierno esta produciendo una polinización más temprana. En los captadores de pólenes es cada vez más frecuente encontrar granos de polen rotos lo que sugiere que los pacientes cada vez se exponen a mayores cantidades de proteínas alergénicas. Existen estudios que han demostrado que estás proteínas alergénicas se podrían estar modificado debido al estrés inducido por la contaminación creando proteínas más reactivas, con mayor capacidad para inducir síntomas de alergia.

Desde ClinicAL esperamos haber aportado información sobre la alergia a polen de ciprés, alergia muy frecuente en las últimas semanas del invierno y primeras de la primavera.


Dr Federico de la Roca
Especialista en Alergología.
ClinicAL

Como diferenciar entre rinitis alérgica y resfriado

Como diferenciar entre rinitis alérgica y resfriado 1920 1280 Federico de la Roca Pinzón

Cuando tenemos congestión, secreciones nasales y estornudos la mayoría pensamos que estamos ante un resfriado. Pero ¿qué sucede con aquellas personas que tienen rinitis alérgica? En ellos la congestión nasal y los estornudos son síntomas muy frecuentes. ¿Cómo puede una persona con rinitis alérgica diferenciar los síntomas de un resfriado con los propios de la rinitis? En este post intentamos dar respuesta a esta y otras preguntas relacionadas con la rinitis alérgica y resfriado.

 ¿Qué es la rinitis?

Si buscamos la definición de rinitis encontraremos que es la inflamación de la mucosa nasal, que suele acompañarse de secreción nasal, congestión y estornudos..

Como se puede ver, cualquiera de estos síntomas se pueden presentar en el resfriado como en la rinitis alérgica. Por la tanto, lo que a simple vista parece ser una distinción muy sencilla en personas no alérgicas, la diferenciación es más compleja en aquellas que padecen de rinitis alérgica y se resfrían (algo muy frecuente en los meses de otoño e invierno)

¿Qué es un resfriado?

Si además revisamos los diferentes tipos de rinitis nos encontramos en que el resfriado común es también un tipo de rinitis, una rinitis infecciosa aguda. Por lo tanto, ni la definición de rinitis ni su clasificación nos ayudan para resolver una pregunta muy frecuente en las consultas de alergología ¿No sé si lo que tengo es rinitis o un resfriado?

¿Cómo diferenciar los síntomas del resfriado de los de la rinitis alérgica?

A pesar de que como hemos visto los síntomas son muy similares existen pequeñas diferencias que pueden ser de ayuda para distinguir el resfriado de la rinitis alérgica:

RESFRIADO COMÚN

  • Secreción nasal mucosa/espesa.
  • Secreción de color amarilla o verde.
  • Puede asociar fiebre y malestar general.
  • En ocasiones puede acompañarse de dolor de cabeza.
  • Dolor de garganta y tos con expectoración también pueden aparecer.
  • Suele requerir de 5 a 10 días para la recuperación.

RINITIS ALERGICA

  • Secreción nasal líquida.
  • Secreción de color blanco o transparente.
  • NO se asocia a fiebre o malestar general.
  • En ocasiones puede acompañarse de picor de nariz y ojos.
  • Algunas veces hay picor de garganta o sensación de moco en la garganta
  • Los síntomas pueden remitir en menos de 24 horas

Y si no puede diferenciar un resfriado de la rinitis alérgica ¿qué puedo hacer?

Si a pesar de las diferencias enlistadas anteriormente no se puede distinguir si se trata de un cuadro de rinitis alérgica o un resfriado ¿Puedo tomarme mi medicación de la alergia, aunque se trate de un resfriado? La respuesta es sí. La medicación anti-alérgica, corticoides nasales y antihistamínicos orales, se pueden tomar en caso de un resfriado. De hecho, muchos antigripales contienen antihistamínicos, aunque generalmente a mitad de la dosis habitual. Además, si recordamos, el resfriado es un tipo de rinitis, por lo que la inflamación de la mucosa nasal, aunque sea de origen infeccioso, puede tratarse con corticoides nasales.

El problema podría presentarse en el uso continuado de los antihistamínicos orales en el caso de estar cursando con un resfriado en vez de con rinitis alérgica. Un buen momento para suspender la toma de antihistamínicos es la presencia de secreciones nasales espesas, de color amarillo o verde. Estas secreciones responden mejor a lavados nasales o mucolíticos que a antihistamínicos.

¿Qué precauciones puedo tener para no resfriarme?

No existe ninguna precaución específica para evitar los resfriados. Pero al tratarse de una infección de origen vírico se recomienda:

  • Lavado frecuente de manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos. Si no se cuenta con agua ni jabón puede utilizarse gel hidroalcoholico que contenga al menos un 60% de alcohol.
  • Evitar tocarte la cara, ojos, nariz o boca con las manos sucias.
  • Limpia y desinfecta con frecuencia las superficies que se tocan con frecuencia (dispositivos móviles, teclados, pomos de puertas etc.).
  • Evita el contacto cercano con cualquier persona que tenga síntomas sugestivos de resfriado.
  • Si estas resfriado o crees estarlo, cúbrete la boca al estornudar o toser. Utiliza pañuelos desechables y tíralos inmediatamente tras su uso. Siempre que tengas contacto con secreciones debes de lavarte las manos.
  • Actualmente el uso de mascarillas es cada vez más común. Las mascarillas quirúrgicas pueden evitar la transmisión de una persona resfriada. Si estas resfriado puedes utilizar este tipo de mascarillas y protegerás a aquellos que te rodean.

Si soy alérgico y me resfrío, ¿qué precauciones debo de tomar?

Los síntomas del resfriado, en las personas alérgicas, pueden ser más intensos y si no se controlan pueden complicarse con sinusitis o desencadenar cuadros bronquiales como falta de aire, sensación de ahogo o sibilancias. Las recomendaciones para evitar estas complicaciones son:

  • Si la congestión nasal es importante pueden realizarse lavados nasal intensos mañana y noche.
  • Hacer uso de corticoides nasales según la pauta habitual prescrita por su especialista en alergología.
  • Evitar la toma de antihistamínicos orales.
  • Si se es asmático se debe de vigilar cualquier exacerbación del asma. Si presenta síntomas bronquiales debe de retomar su inhalador habitual y realizarlo según la pauta prescrita por su especialista en alergología. Si ya está en tratamiento con algún inhalador puede doblar la dosis hasta que sea valorado por algún médico.
  • Si los síntomas nasales se extienden por más de 10 días, asocian fiebre elevada o dificultad para respirar a pesar del uso de algún inhalador bronquial debe de acudir a valoración médica.

Desde ClinicAL esperamos haber dado respuesta a una situación muy común en estos meses de frío donde los resfriados son muy frecuentes y sus complicaciones pueden ser muy importantes en pacientes con rinitis alérgica.

¿Tienes alguna duda?

Contacta con nosotros y te ayudaremos a resolverla.


Dr Federico de la Roca Pinzón
Especialista en Alergología.
ClinicAL