ClinicAL

Recomendaciones para alergia a los ácaros

Recomendaciones para alergia a los ácaros 1500 1000 Federico de la Roca Pinzón

¿Qué son los ácaros?

Los ácaros son una subclase de arácnidos inofensivos para el hombre. La mayoría de los ácaros no son visibles al ojo humano y alcanzan unos pocos milímetros de longitud. Los pacientes alérgicos los suelen confundir con el polvo de casa, pero no lo son. Los ácaros son seres vivos, con un ciclo reproductivo muy activo, que pueden habitar en el polvo doméstico. Por lo tanto, su presencia no significa una falta de limpieza del hogar.

¿Dónde se encuentran los ácaros?

Su hábitat principal es el interior de las viviendas, encontrándose en mayor número en los colchones, almohadas, sofás, alfombras, ropa de cama y en muebles revestidos de tela.

¿De qué se alimentan los ácaros

Los ácaros conviven con nosotros porque somos su fuente de alimento. Se alimentan de la piel que perdemos a diario (caspa). Se calcula que un ser humano pierde en torno a 1 gramo de piel al día. Los ácaros también se pueden alimentar de la piel de las mascotas.

¿Qué favorece su presencia?

La humedad es el principal factor que condiciona su crecimiento. Los niveles óptimos de humedad relativa para que los ácaros se desarrollen es del 75%. La temperatura también juega un papel importante. Se considera que la temperatura óptima oscila entre 25º y 35º C.

¿Por qué producen alergia los ácaros?

Los ácaros poseen proteínas alergénicas que en personas alérgicas pueden producir síntomas. Estás proteínas están presentes principalmente en los restos fecales, pero también se encuentran en el cuerpo tanto de los ácaros vivos como en los ácaros muertos.

¿Es frecuente la alergia a ácaros en nuestra zona?

Al encontrarnos en una zona de costa, la alergia a ácaros es muy frecuente. La alergia a ácaros es la principal causa de alergia en nuestra área siendo responsable de cerca del 71% de los casos de rinitis alérgica y alrededor del 55% de los casos de asma alérgico.

¿En qué época del año nos exponemos más a los ácaros?

¿Qué síntomas produce la alergia a ácaros?

Los síntomas por alergia a los ácaros son de tipo respiratorio: rinitis y asma.

En el caso de la rinitis el paciente sufre episodios, matutinos, al levantarse de la cama, de estornudos, picor nasal, mucosidad líquida y congestión nasal. Estos síntomas suelen ceder al abandonar el domicilio para reaparecer por la noche al acostarse, o cuando manipula grandes cantidades de polvo.

Algunos pacientes pueden presentar también síntomas de asma, como tos seca, dificultad para respirar, opresión torácica y sibilancias. Síntomas más frecuentes por la noche.

¿Qué puedo hacer para evitarlos?

  • Eliminar del dormitorio las alfombras y los objetos que acumulen polvo.
  • Evitar los peluches y libros dentro de la habitación.
  • Utilizar fundas antiácaros en el colchón y la almohada.
  • El colchón y la almohada deben aspirarse durante 10 minutos una vez al mes y exponerlos al sol durante 30 minutos 2 o 3 veces al año.
  • Ventilar las habitaciones y en especial el colchón.
  • Evitar hacer la cama de forma inmediata.
  • Lavar con agua caliente (a más de 50º C) al menos una vez a la semana las sábanas y las mantas.
  • Realizar limpieza periódica de alfombras, moquetas, sofás y cortinas.
  • Para la limpieza del suelo es preferible utilizar aspiradora.
  • Reducir la humedad relativa en toda la casa, o al menos en el dormitorio, por debajo del 50%.
  • Reparar los problemas de humedad dentro del domicilio.

Recuerda solicitar la valoración de tu Médico Especialista en Alergología si sospechas alergia a los ácaros, desde ClinicAL esperamos haber aportado información sobre esta alergia tan frecuente en las zonas de costa.


Dr. Federico de la Roca Pinzón
Médico Especialista en Alergología
ClinicAL

Alergia a la leche de vaca

Alergia a la leche de vaca 1024 576 Jaritzy Negrín González

La leche de vaca es el alimento que con mayor frecuencia produce alergia alimentaria en niños menores de 1 año.

¿Por qué es la alergia alimentaria más frecuente?

Porque las proteínas de leche de vaca son uno de los primeros antígenos (alérgenos) con los que el niño tiene contacto en su alimentación.

¿Cómo está compuesta la leche de vaca?

La leche de vaca está compuesta por proteínas que se clasifican en dos grupos: caseína (80%) y proteínas del suero (20%). Los componentes principales de las proteínas del suero son las betalactoglobulinas y las alfalactoalbúminas.

Estas proteínas son los alérgenos que desencadenan la producción de anticuerpos.

¿Por qué se denomina alergia a las proteínas de leche de vaca?

Son cuadros clínicos de reacción adversa a leche de vaca con mecanismo inmunológico comprobado:  reacciones mediadas por anticuerpos IgE o por otro mecanismo inmunológico (no IgE). Es importante diferenciar entre ambos tipos porque presentan diferente fisiopatología, sintomatología y evolución.

¿Cuándo inician los síntomas de la alergia a la leche?

Es variable, puede comenzar durante el período de lactancia materna exclusiva pero la mayoría de los casos empiezan al iniciar la lactancia artificial después del período de lactancia materna. Se inicia en la gran mayoría de casos el primer año de vida con un pico máximo entre los 3-4 meses de edad. Excepcionalmente pueden iniciar después del segundo año de vida.

¿Cuáles son los síntomas de esta alergia?

En un 75-92% de los niños con alergia a proteínas de la leche de vaca pueden presentar más de un síntoma:

  1. Síntomas cutáneos: constituye el cuadro clínico más frecuente caracterizado por eritema (rojez) urticaria (lesiones tipo habón) y angioedema ( hinchazón). Inicialmente puede aparecer en zona peribucal pudiendo o no generalizare a otras partes del cuerpo. En ocasiones los lactantes pueden tener como primera y única manifestación clínica el rechazo de las tomas de biberón de leche de vaca o lactancia materna.
  2. Síntomas digestivos: pueden ser vómitos y diarrea. En el 30% de los casos se asocian a otros síntomas. Los vómitos son una manifestación clínica frecuente en la alergia IgE mediada.
  3. Síntomas respiratorios: sibilancias (pitos al respirar), tos, rinoconjuntivitis son poco frecuentes como síntoma aislado en el lactante.
  4. Anafilaxia: puede ser el debut en lactantes en el 1% de los casos. Es frecuente en niños mayores o adolescentes con alergia a la leche de vaca persistente tras contactos accidentales o transgresiones.

¿Cómo se realiza el estudio alergológico?

Las pruebas alergológicas se indican haciendo una evaluación personalizada de cada paciente según su cuadro clínico.

Inicialmente en la consulta con tu alergólogo se realiza la historia clínica, se elabora anamnesis detallada de lo ocurrido: tipo de síntomas, tiempo de instauración desde la ingesta del alimento, si es primera vez que sucede y se remitió espontáneamente o con medicación y de que tipo.

Posteriormente se decide si es necesario realizar pruebas cutáneas (prick test) y analítica de sangre para la determinación de IgE específica para las proteínas de leche de vaca.

Según los resultados se valorará la realización de una prueba de provocación oral controlada con leche de vaca. Esta prueba consiste en ingerir el alimento en cantidades progresivas bajo supervisión del alergólogo. Su objetivo es confirmar o descartar la alergia a proteínas de leche de vaca.  Si el resultado de la misma es positivo, existe alergia, permite conocer la dosis umbral con la que el paciente presenta síntomas cuando ingiere el alimento, evitando dietas innecesarias o muy restrictivas.

¿Cómo es la evolución y pronóstico de la alergia a leche de vaca?

La alergia a proteínas de la leche de vaca tiende a evolucionar a la remisión espontánea a corto o mediano plazo.

La tolerancia clínica al alimento es favorable en la mayoría de los lactantes y niños pequeños con alergias mediadas por IgE. A partir de los 4 años de edad es menos probable la tolerancia espontánea. Se estima que a partir de los 6-7 años de edad la alergia a proteínas de leche de vaca persiste en un 10%.

¿Cuál es el tratamiento para la alergia a leche de vaca?

Tras la evaluación y diagnóstico de alergia a la leche de vaca, la dieta de eliminación es el tratamiento de elección inicial. Esta dieta consiste en la eliminación de todas las proteínas de leche de vaca y de los alimentos que las contengan. La leche de vaca puede ser sustituida por fórmulas hidrolizadas, elementales, soja o arroz.

Para los casos persistentes que no alcanzan la tolerancia espontánea, existe el tratamiento de “Inmunoterapia oral” el cual consiste en la ingesta progresiva del alimento según protocolos y siempre supervisado por un Médico Especialista en Alergología. Debido al riesgo que conlleva, la “Inmunoterapia oral” debe de realizarse a nivel hospitalario. El propósito de este tratamiento es modificar la respuesta alérgica consiguiendo que el paciente esté desensibilizado o tolerante a la leche de vaca.

Recuerda solicitar la valoración de tu Médico Especialista en Alergología si sospechas alergia a leche de vaca, desde ClinicAL esperamos haber aportado información sobre esta alergia tan frecuente en la en la edad pediátrica.


Dra. Jaritzy Negrín González
Médico Especialista en Alergología
ClinicAL

Tratamiento para la rinitis y el asma alergico

Tratamiento para la rinitis y el asma alergico 1920 1080 Federico de la Roca Pinzón

La rinitis y el asma alérgico son enfermedades que se caracterizan por la presencia de síntomas muy molestos como la obstrucción nasal, estornudos frecuentes, mucosidad, tos y dificultad para respirar. Todos estos síntomas afectan la calidad de vida de los pacientes que los padecen.

¿Qué tratamientos existen para tratar los síntomas de la alergia?

Los especialistas en Alergología podemos ofrecer a nuestros pacientes 2 líneas de tratamiento. Por un lado, tenemos el tratamiento sintomático y por otro el tratamiento específico. El primero, como su nombre lo indica, busca aliviar los síntomas causados por la alergia respiratoria. Entre estos se incluyen los antihistamínicos orales, spray nasal, inhaladores bronquiales y colirios.

La segunda línea, el tratamiento específico, actúa sobre la causa del problema, la respuesta del sistema inmune ante los alérgenos (ácaros, pólenes, hongos, epitelios, etc.) a los cuales somos “alérgicos”. Este tratamiento es la Inmunoterapia Específica, también conocido como “vacunas de la alergia”.

Dependiendo la intensidad y frecuencia de los síntomas y la afectación de la calidad de vida, los especialistas en Alergología podemos recomendar una u otra línea de tratamiento, incluso indicar ambas, ya que son compatibles entre sí y su combinación aumentan su potencia.

¿Cuál es la diferencia entre los antihistamínicos orales y el spray nasal?

El antihistamínico oral es el tratamiento más conocido para tratar los síntomas de la rinitis. Es el primer escalón del tratamiento y en muchos casos es suficiente para el control de los síntomas. El beneficio que se obtiene al tomarlos se debe a que los antihistamínicos orales reducen el picor de nariz, los estornudos y la mucosidad.

La gran mayoría de spray nasal contienen corticoides los cual los convierte en una medicación más potente que los antihistamínicos orales. Debido a esta mayor potencia se les considera el segundo escalón de tratamiento. Además de reducir los síntomas como los antihistamínicos, el spray nasal tiene mayor capacidad para controlar la congestión nasal. A diferencia de los antihistamínicos orales, que consiguen su máximo beneficio a las pocas horas, el spray nasal necesita de un tiempo más largo para obtener el 100% de su efecto. Por este motivo es que se aconseja su uso durante días incluso semanas.

¿Si ya estoy tomando antihistamínicos orales puedo también utilizar el spray nasal?

Los antihistamínicos orales y el spray nasal son compatibles entre sí. Dependiendo de la intensidad y frecuencia de los síntomas, los especialistas en Alergología podemos recomendar uno u otro e incluso, en los casos con síntomas muy molestos, utilizar ambos a la vez. Actualmente existen spray nasal que además de corticoides incluyen en su formulación antihistamínicos lo cual potencia su efecto.

¿Es malo el uso de spray nasal con corticoides durante largos períodos de tiempo?

Existe cierto miedo generalizado en la población, no muy bien fundamentado, sobre el uso de corticoides. Si bien, el uso continuo de corticoides, en especial los corticoides por vía oral o intramuscular, durante largos períodos de tiempo a dosis elevadas pueden desencadenar efectos secundarios, los corticoides nasales, como los que se encuentran en la mayoría de spray nasal, rara vez producen estos efectos secundarios.

La ventaja del spray nasal que contienen corticoides es que se aplican directamente sobre el sitio que se desea tratar, la mucosa nasal. Esta forma de aplicación los convierte en corticoides tópicos, similar a las cremas o ungüentos, solo que en este caso son corticoides tópicos nasales. La vía de administración tópica nasal permite reducir de forma importante la dosis, así como el efecto sobre otros órganos. A pesar de esto algunos pacientes refieren sequedad nasal y en pocos casos sangrados puntuales. Ambos síntomas leves que pueden ser controlados reduciendo la frecuencia del spray o hidratando la mucosa nasal.

¿Qué pasa con el uso de Utabon ®, Respibien ® y Respir ®?

El Utabon ®, Respibien ® y Respir ® son anticongestivos nasales y su uso no está indicado en el tratamiento de la rinitis alérgica. Estos spray nasal actúan disminuyendo riego sanguíneo de la mucosa nasal. Tienen un escaso efecto sobre el picor de nariz, la secreción de moco y los estornudos. Su administración continua por más de 2-3 días puede reducir su potencia y a producir dependencia de los mismos por un efecto rebote tras su retirada. Además, pueden atrofiar y deformar la mucosa nasal.

Además de los síntomas de nariz me pican mucho los ojos. ¿Qué puedo hacer?

Es muy frecuente que la rinitis alérgica se acompañe de conjuntivitis, tanto así que en muchos casos el diagnóstico que damos los especialistas en Alergología es “Rinoconjuntivitis Alérgica”.

Si bien los antihistamínicos orales pueden ayudar con el lagrimeo y el picor de ojos en algunos pacientes este tratamiento puede ser insuficiente. Esta demostrado que el uso de spray nasal con corticoides también puede reducir los síntomas oculares, pero aun así hay pacientes que continúan con conjuntivitis. En estos casos es recomendable añadir al tratamiento colirios que contengan antihistamínicos tópicos oculares. Actualmente se dispone de colirios con “acción dual” que no solo tienen un efecto antihistamínico sino que además poseen una acción anti-inflamatoria.

Qué tratamientos existen para el asma alérgica?

Al igual que la rinitis, el asma alérgica es un proceso inflamatorio de la vía aérea, solo que en este caso se trata de la vía aérea baja (pulmones). En líneas generales el tratamiento del asma alérgico es similar al de la rinitis alérgica, controlar la inflamación con tratamientos tópicos (inhaladores bronquiales).

En el caso del asma alérgico es frecuente (e incluso excesivo) el uso de broncodilatadores tipo Salbutamol (Ventolin ®). Este tipo de inhaladores, como su nombre ya lo indica, dilatan el bronquio, pero no actúan sobre la inflamación. Cada día su uso esta más limitado y solo se recomienda en casos de crisis, como medicación de rescate, o en el asma inducida por el ejercicio físico. Para el resto de los casos se prefiere inhaladores que contengan corticoides inhalados. De la misma forma que el spray nasal con corticoides actúan únicamente sobre la mucosa nasal, los inhaladores bronquiales tiene efecto exclusivamente sobre la mucosa del bronquio por lo que sus efectos secundarios son muy limitados.

¿Qué son las “vacunas de la alergia”?

Las “vacunas de la alergia”, cuyo nombre correcto es Inmunoterapia Específica, es actualmente el único tratamiento capaz de disminuir la intensidad y frecuencia de los síntomas, reducir el consumo de medicación (antihistamínicos orales, spray nasal, inhaladores bronquiales, etc.), mejorar la respuesta a estos y en muchos casos permitir la convivencia entre el paciente y los alérgenos (ácaros, pólenes, epitelios) responsables de sus síntomas.

Las “vacunas de la alergia” es el tratamiento específico de la alergia respiratoria. A diferencia del tratamiento sintomático (antihistamínicos orales, spray nasal, inhaladores bronquiales y colirios) que únicamente reduce los síntomas, la Inmunoterapia Específica modifica el sistema inmune del paciente que la recibe. Con su administración se busca controlar y reducir la respuesta (hiperrespuesta/hipersensibilidad) del sistema inmune que se genera cuando el paciente se expone a aquello a lo cual es alérgico.

El objetivo principal de la Inmunoterapia Específica es crear un estado de “tolerancia” en el cual el paciente no desarrolle síntomas a pesar de estar en contacto con los alérgenos (ácaros, pólenes, hongos, epitelios, etc.) responsables de su alergia. Para conseguir este objetivo, la Inmunoterapia Específica requiere de dosis a intervalos frecuentes durante varios años. En el caso de la Inmunoterapia Específica subcutánea, la más conocida como “vacuna de la alergia”, se trata de pequeñas dosis de los alérgenos a los que se es alérgico, que se administran inyectando la cara lateral del brazo, en la grasa debajo de la piel (tejido celular subcutáneo), de forma mensual durante 3 a 5 años.

Existen otras formas de administración de la Inmunoterapia Específica, como lo son la vía sublingual (gotas o comprimidos) o la intradérmica (inyecciones en las capas más superficiales de la piel). Todas ellas requieren intervalos de tiempos frecuentes y al menos 3 años de tratamiento.

¿Son compatibles las “vacunas de la alergia” con los antihistamínicos orales y el spray nasal?

Tanto el tratamiento sintomático (antihistamínicos orales, spray nasal, inhaladores bronquiales, etc.) como el tratamiento específico (Inmunoterapia Específica) son compatibles entre sí. De hecho, en los primeros meses de la Inmunoterapia Específica se aconseja continuar con la medicación sintomática habitual. El estado de “tolerancia” que se busca con la Inmunoterapia Específica tarda tiempo en alcanzarse y hasta que no se consiga dicho estado es recomendable mantener controlados los síntomas con la medicación sintomática. Además, se ha demostrado que conforme se acumulen más y más dosis de la Inmunoterapia Específica esta reduce la necesidad, tanto en dosis como en frecuencia, de la medicación sintomática. Es decir, ambos tratamientos utilizados de forma conjuntan permiten un mejor y más rápido control de los síntomas.

¿La alergia tiene cura?

No, la alergia respiratoria no tiene cura. A pesar de los avances en Alergología los pacientes alérgicos siempre seguirán siendo alérgicos a pesar del tratamiento (sintomático o específico) que realicen. Pero ser alérgico no significa tener síntomas.

Actualmente los especialistas en Alergología podemos ofrecer tratamientos que crean “tolerancia” en los pacientes alérgicos. Es decir, podemos hacer que el paciente alérgico pueda convivir con aquellos alérgenos (ácaros, pólenes, hongos, epitelios, etc.) responsables de su alergia sin desarrollar síntomas. Esta “tolerancia” es independiente del resultado de las pruebas cutáneas (prick test) o determinación de anticuerpos específicos, recordemos, el paciente sigue siendo alérgico, pero ya no presenta síntomas importantes.

Desde ClinicAL esperamos haber aportado información sobre el tratamiento de la rinitis y el asma alérgico, tratamiento con diferentes líneas cuyo fin último es mejorar la calidad de vida de los pacientes alérgicos.

Recuerda solicitar la valoración de tu alergólogo si presentas síntomas al inicio de la primavera, desde CliniCAL esperamos haber aportado información sobre la alergia a polen de platanero.


Dr. Federico de la Roca Pinzón
Médico Especialista en Alergología
ClinicAL

Alergia a polen de platanero

Alergia a polen de platanero 1920 1080 Jaritzy Negrín González

¿Qué es el platanero?

Es un árbol de hoja que pertenece a la familia Platanaceae, conocido como plátano de sombra Platanus hispanica), también llamado Platanus hybrida o Platanus acerifolia.
En España es considerado un árbol urbano. Se ha cultivado en grupos o alineados en paseos y avenidas. Puede alcanzar alturas superiores a los 30 metros. Tiene un crecimiento rápido y tolera atmósferas contaminadas como las de algunas ciudades españolas. Se calcula que en condiciones adecuadas puede vivir hasta 300 años.

Alergia a polen de platanero

¿Cómo está constituido?

Tiene hojas grandes, más anchas que largas, dispuesta de forma alterna, con 3-5 lóbulos. Posee una madera dura, ligera, resistente y de grano fino que puede ser empleada en ebanistería y para chapados. Sus flores masculinas y femeninas están en el mismo árbol de forma agrupada y cuelgan en largos pedúnculos. El fruto es un aquenio en forma de cuña agrupados de forma radial en infrutescencias esféricas a modo de bolas.

¿Cuál es su uso?

Su uso principal es el ornamental, como un árbol de sombra. Durante las últimas décadas posiblemente sea la especie arbórea más introducida en las alineaciones de pueblos y ciudades. Esto se debe a su rápido crecimiento, amplia y densa copa, y al bajo coste de adquisición.
El platanero se encuentra en muchas ciudades españolas siendo Barcelona y Madrid donde su número es significativamente más elevado. Esto se debe a que en ambas ciudades se ha impuesto como árbol de alineación. La mayor cantidad de plataneros en estas ciudades están directamente relacionada con el incremento de los síntomas alérgicos debidos a su polinización.

¿Cuándo poliniza?

La polinización del plátano de sombra es explosiva al inicio de la primavera, desde marzo a mayo según la latitud, clima y condiciones meteorológicas de cada ciudad. En Barcelona sobre todo la segunda quincena de marzo y primera de abril.
Un árbol puede desprender 143.000 millones de granos de polen. En el año 2013 en Barcelona se evidenció una alta concentración de pólenes de platanero alcanzando niveles de 48.626 granos/m3 de aire (datos del comité de Aerobiología de la Sociedad Española de Alergología).

¿El cambio climático ha afectado su polinización?

El aumento de la temperatura global por el cambio climático y el descenso de la temperatura media en los meses de invierno está produciendo un retraso en el inicio de la polinización y por ende un retraso en la finalización, sin modificar su período de polinización.

¿Qué síntomas puedes tener?

Los síntomas clínicos asociados a la polinosis por platanero son rinoconjuntivitis y asma estacional que se inicia de forma brusca a los pocos días de iniciada la polinización.
El nivel de polen a partir del cual se considera capaz de producir síntomas a las personas sensibilizadas es de 130 granos/m3 de aire.

Alergia polen platanero sintomas

¿Si tienes alergia al polen del platanero, puedes tener alergias alimentarias?

Si, pero no sucede en todas las personas.
Los pacientes con alergia a polen de platanero pueden presentar alergia alimentaria a frutas (melocotón, manzana, kiwi, melón), frutos secos (avellana, cacahuete) y vegetales (lechuga, judía verde) entre otros; probablemente en relación con sensibilización a LTP (Proteína transportadora de lípidos) que es un alérgeno común del platanero y dichos alimentos.

Recuerda solicitar la valoración de tu alergólogo si presentas síntomas al inicio de la primavera, desde CliniCAL esperamos haber aportado información sobre la alergia a polen de platanero.


Dra. Jaritzy Negrín González
Médico Especialista en Alergología
ClinicAL

Alergia al polen de Ciprés

Alergia al polen de Ciprés 1800 1201 Federico de la Roca Pinzón

Los cipreses son las plantas más antiguas que existen sobre la Tierra. En España existen varias especies de ciprés, de las cuales las más importantes son el ciprés común (Cupressus sempervirens), el ciprés de Arizona (Cupressus arizonica) y el ciprés de Monterrey (Cupressus macrocarpa).

¿Cuál especie de ciprés es la más frecuente?

El ciprés común es la especie más extendida, conocida y también la más alta de todas. Es además la especie más longeva pudiendo llegar a vivir más de 500 años. Existen dos variedades de ciprés común, el más frecuente es el de copa estrecha, casi columnar. Se caracteriza por su crecimiento vertical. Esta variedad es muy común encontrarla en cementerios, monasterios e iglesias.

En nuestra zona la especie más frecuente es el ciprés común. Esto se debe en parte a que es originario del Mediterráneo oriental y a que en los últimos años ha aumentado su presencia como árbol ornamental en parques, jardines y setos en las viviendas

¿Por qué produce alergia el polen de ciprés?

El polen es la espora masculina de las plantas y contiene toda la información genética necesaria para completar la fecundación. El polen posee además proteínas alergénicas. Estás se encuentran en su interior, pero pueden escapar a la atmósfera al atravesar sus poros y microporos o por la misma ruptura del polen.

Los pólenes tras su liberación (polinización) se encuentra en suspensión en la atmósfera a merced del viento. Esto facilita su transporte de zonas de alta concentración a zonas de baja concentración. Si el polen, o sus proteínas alergénicas, entra en contacto con personas alérgicas puede producir síntomas de alergia respiratoria. Los días de viento, lluvia y las tormentas eléctricas favorecen la ruptura del polen aumentando la exposición a las proteínas alergénicas.

¿Cuándo polinizan los cipreses?

Los cipreses pueden polinizar en casi cualquier época del año, pero se considera que desde finales de invierno hasta principios de primavera son los meses de mayor polinización. En nuestra zona es frecuente encontrar niveles altos de polen ciprés entre febrero y marzo

En general, el polen suele verse afectado por el efecto “barrido” producido por las lluvias, pero en el caso del polen de ciprés sus niveles suelen ser más elevados en los años con mayor cantidad de precipitaciones.

¿Es frecuente la alergia al polen de ciprés en nuestra zona?

No, la alergia al polen de ciprés no es muy frecuente en nuestra zona. En el caso de rinitis alérgica es el cuarto polen en importancia en Cataluña, muy por detrás del polen de gramíneas, plátano de sombra y olivo. Se calcula que en nuestra zona el polen de ciprés es responsable del 22% de los casos de rinitis alérgica y del 14% de los casos de asma alérgico.

¿Qué síntomas produce la alergia al polen de ciprés?

Los síntomas por alergia al polen de ciprés son de tipo respiratorio: rinitis y asma.

Los pacientes con rinitis presentan estornudos, picor nasal, mucosidad líquida y congestión nasal. Los síntomas aparecen durante el día, en especial en ambientes abiertos. Los síntomas suelen remitir por la noche, o en ambientes cerrados. El polen además puede afectar los ojos produciendo picor, enrojecimiento y lagrimeo
(rinoconjuntivitis alérgica). Algunos pacientes pueden presentar también síntomas de asma, como tos seca, dificultad para respirar, opresión torácica y sibilancias.

Los pacientes alérgicos al polen de ciprés suelen presentar síntomas más intensos que aquellos pacientes alérgicos a otros tipos de pólenes.

¿Qué puedo hacer para evitar el polen de ciprés?

La mejor medida es permanecer el mayor tiempo posible dentro de ambientes cerrados durante los días de mayor polinización.

En casa no abrir las ventanas a primera hora de la mañana ni cuando cae el sol. Procurar no tender la ropa en el exterior, sobre todo los días de alta exposición, ya que el polen puede quedarse atrapado en las prendas. Se prefiere lavar el polen de las terrazas a recogerlo.

Cuando se salga a la calle, llevar gafas de sol para que el polen no pueda entrar en contacto con los ojos. Evitar actividades al aire libre a primera hora de la mañana y a última de la tarde. Si se va a estar mucho tiempo al aire libre, cuando los niveles exposición son altos, se recomienda el uso de mascarillas (FPP2).

Cuando se viaje en coche, hacerlo con las ventanillas cerradas. Utilizar filtros anti-polen en el aire acondicionado del coche.

Los cipreses, a diferencia de otros árboles, pueden producir polen desde el pie de la planta hasta la copa. El polen se agrupa en pequeños sacos pardos situados en los extremos de las ramas. Es por este motivo que la poda antes de la época de la polinización puede reducir la exposición si se convive en contacto estrecho con estos árboles.

¿Cómo afecta la contaminación y el cambio climático al polen del ciprés?

Los gases de efecto invernadero (CO2, NO2, etc.) están aumentando la temperatura global. El incremento de la temperatura esta produciendo pólenes con mayor cantidad de proteínas alergénicas. La ausencia de lluvia esta adelantando la época de polinización.

En el caso particular del polen de ciprés el aumento de temperatura durante el invierno esta produciendo una polinización más temprana. En los captadores de pólenes es cada vez más frecuente encontrar granos de polen rotos lo que sugiere que los pacientes cada vez se exponen a mayores cantidades de proteínas alergénicas. Existen estudios que han demostrado que estás proteínas alergénicas se podrían estar modificado debido al estrés inducido por la contaminación creando proteínas más reactivas, con mayor capacidad para inducir síntomas de alergia.

Desde ClinicAL esperamos haber aportado información sobre la alergia a polen de ciprés, alergia muy frecuente en las últimas semanas del invierno y primeras de la primavera.


Dr Federico de la Roca
Especialista en Alergología.
ClinicAL

Alergia a mascotas

Alergia a mascotas 1920 1280 Jaritzy Negrín González

La alergia a mascotas: perros y gatos son las alergias más frecuentes y pueden producir:

1. síntomas respiratorios como estornudos, picor de nariz, mucosidad, dificultad para respirar o pitos (rinitis y/o asma).

2. síntomas oculares a manera de enrojecimiento, picor y lagrimeo (conjuntivitis), y

3. síntomas cutáneos a modo de picor y rojeces (prurito y eritema).

Todos los animales de pelo o plumas pueden producir alergia: gatos, perros, cobayas, hámsters, conejos, caballos, ratas, ratones, vacas, pájaros, o incluso animales de escamas como los reptiles.

La prevalencia de alergia a animales exóticos se ha incrementado en los últimos años, por ejemplo: a roedores (ratón, cobaya y jerbos) mamíferos (hurón y monos) reptiles (serpientes e iguanas) aves exóticas (loro y cacatúas).

¿Dónde se encuentran los alérgenos en los animales?

Los alérgenos de los animales se encuentran en: la caspa, saliva, orina, pelo o en las plumas. La caspa es el epitelio descamado de los animales, se desprende constantemente y permanece flotando en el aire, mientras que el pelo tiende a caer por lo cual es más frecuente encontrarlo en el suelo o sobre las superficies de los muebles (sofá, estanterías, cama, etc.). Es por esta razón que la principal causa de los síntomas por alergia a animales es la caspa que se encuentra flotando en el ambiente donde reside la mascota más que el pelo en sí mismo. El animal de pelo corto o sin pelo es falsamente considerado “no alergénico”.

La retirada del animal no es una solución a corto plazo, el alérgeno (en especial la caspa o el pelo) puede persistir en la vivienda semanas o meses. Es por este motivo que personas alérgicas a animales pueden presentar síntomas cuando se encuentran en ambientes donde viven mascotas, aunque estas no estén presentes en ese momento.

¿Quiénes pueden tener alergia a los animales?

La sensibilización a los animales se produce por exposición continúa conviviendo con la mascota, pero también en profesionales como veterinarios o personas que trabajan en investigación con animales

¿Existe tratamiento para la alergia a mascotas?

Sí, lo primero que aconsejamos es la evitación de la fuente alergénica, es decir el contacto con el animal. También existen tratamientos como la Inmunoterapia específica (vacuna de la alergia) a gatos, perros y caballos.

Si presentas algún síntoma respiratorio, ocular o cutáneo cuando estas en contacto con algún animal deberás acudir a tu alergólogo para realizar el estudio pertinente y valorar cual es el mejor tratamiento para el control de tus síntomas o si te puedes beneficiar de una “vacuna de la alergia”.

Alergia a gatos

Dentro de la alergia a mascotas es una de las más frecuentes. Los síntomas pueden ser nasales (rinitis), bronquiales (asma), oculares (conjuntivitis), cutáneos (picor) o coexistir varios síntomas a la vez. La aparición de los síntomas puede presentarse por el contacto directo (y estrecho) con la mascota, como sería la convivencia en el mismo domicilio o la exposición a un ambiente donde residan mascotas. En este caso, si la sensibilización es alta (“muy alérgico”) los síntomas pueden presentarse en minutos, incluso si la mascota no está presente. También se pueden tener síntomas por contacto indirecto, como lo sería el contacto con prendas de ropa que puedan transportar los alérgenos (caspa, pelo o secreciones). Esto es muy frecuente en invierno y ambientes de trabajo compartidos o salones de clase donde las prendas de abrigo llevan consigo caspa o pelo y de esta forma exponen a los demás compañeros a estos alérgenos.

En el gato se han identificado hasta 8 alérgenos, el más importante y mayoritario es Fel d1. Este alérgeno se excreta por las glándulas sebáceas y se acumula en la piel y caspa. Se puede encontrar en menor cantidad en saliva, glándulas lacrimales y perianales. Los gatos machos presentan niveles más elevados de Fel d1 que las hembras.

Alergia a perros

Al igual que el gato, la alergia a perro es una alergia frecuente. Se han identificado 6 alérgenos, los cuales se encuentran en la caspa, orina y saliva, siendo los mayoritarios Can f1 y Can f5. Los perros machos tienen mayor cantidad de Can f5 que las hembras. Como curiosidad este alérgeno presenta reactividad cruzada con el antígeno prostático humano, por ello se le ha involucrado como causante de alergia a semen humano en relaciones sexuales de mujeres previamente sensibilizadas a perro.

Al día de hoy no existen datos suficientes para aplicar el nombre de “hipoalergénico” a ninguna raza de perro.

¿Tienes alguna duda?

Contacta con nosotros y te ayudaremos a resolverla.


Dra. Jaritzy Negrín González
Médico Especialista en Alergología
ClinicAL

Reacciones alérgicas a picaduras de abejas y avispas

Reacciones alérgicas a picaduras de abejas y avispas 2560 1627 Federico de la Roca Pinzón

Las abejas y avispas pertencen al orden de los insectos himenópteros. Estos reciben su nombre debido a sus características alas membranosas. En el caso de las abejas y las avispas se trata de 2 pares de alas, siendo las posteriores un poco más pequeñas que las anteriores. Desde el punto de vista alergológico, las picaduras de abejas y avispas, son responsables de la gran mayoría de reacciones alérgicas debido a las picaduras por insectos.

¿Las abejas y las avispas son insectos peligrosos?

No, tanto las abejas como las diferentes especies de avispas que habitan la Península Ibérica no son consideradas insectos peligrosos. Si bien pueden adoptar una actitud agresiva, la picadura sólo suele suceder cuando se sienten amenazados, en especial si nos acercamos demasiado a sus nidos.

¿Por qué pican las abejas y las avispas?

Las picaduras de abejas y avispas son una medida de defensa más que de ataque. En muchos casos puede tratarse de una picadura disuasoria para evitar que nos acerquemos al nido. Si esta medida no funciona, la actitud puede ser más agresiva conllevando así múltiples picaduras por más de un insecto a la vez. Esto es lo que sucede con las avispas, las cuales pueden picar más de una vez.

En el caso de las abejas estas sólo pueden picar una vez ya que tras la picadura mueren. Esto se debe a que al dejar el aguijón en el sitio de la picadura este se desprende del insecto desgarrando su abdomen. Tras la picadura la abeja muere por evisceración.

¿Son frecuentes las picaduras por abejas y avispas?

Sí, al ser insectos que conviven en nuestro entorno las picaduras de abejas y avispas son frecuentes. Se estima que al menos el 56 al 94% de la población adulta ha sido picado alguna vez a lo largo de su vida por alguno de estos insectos

¿Qué tipos de reacciones produce la picadura de abejas y avispas?

Las reacciones por la picadura de abejas y avispas se pueden dividir según el tipo de reacción entre alérgicas y no alérgicas; y según la intensidad de la reacción en local o sistémica.

La mayoría de las reacciones que se producen tras la picadura de una abeja o avispa es una reacción no alérgica, que en la mayoría de los casos se trata de una reacción local. Estas reacciones se deben a los componentes propios del veneno. En el sitio de picadura se observa una reacción inflamatoria que se caracteriza por edema (hinchazón), rojez y dolor. La inflamación no suele superar los 10 cm de diámetro y suele remitir entre 24 y 48 horas tras la picadura.

En el caso de las reacciones alérgicas, estas son poco frecuentes, y sólo se producen en personas que previamente han desarrollado una respuesta inmune ante el veneno. Estas reacciones no se deben exclusivamente a los compuestos del veneno si no a la respuesta inmunológica que estos producen en la persona que sufre la picadura.

Las reacciones alérgicas pueden ser locales o sistémicas dependiendo de la intensidad de la respuesta inmune ante el veneno. Los síntomas de las reacciones locales alérgicas son similares a las no alérgicas. Si el edema y la rojez (reacción inflamatoria) se extiende por más de 10 cm de diámetro, abarca 2 articulaciones y persiste por más de 24 – 48 horas se considera una reacción local extensa. En general las reacciones locales, incluso en pacientes alérgicos no revisten de gravedad.

Las reacciones sistémicas son poco frecuentes, pero son las que más revisten de gravedad. Tras la picadura, además de la reacción inflamatoria local, los pacientes alérgicos al veneno pueden experimentar síntomas cutáneos como picor y “ronchas” en todo el cuerpo (urticaria aguda), dolor abdominal con nausea y/o vómitos, dificultad respiratoria, bajada de tensión (hipotensión) y pérdida de la conciencia (síncope). La presencia de hipotensión o de un sincope tras la picadura de una abeja o avispa indica que el paciente esta cursando con un shock anafiláctico y que precisa de atención de urgencia inmediata ya que su vida esta en peligro.

¿Cómo se diferencia una reacción alérgica de una que no lo es?

En líneas generales, la diferencia se establece por la intensidad de los síntomas.

Si se limita a una reacción inflamatoria local en el sitio de la picadura que no sobrepasa los 10 cm de diámetro muy probablemente nos encontremos ante una reacción local no alérgica. Sí la inflamación se extiende más de 10 cm de diámetro o si incluye cualquier otro síntoma como picor generalizado, molestias abdominales, dificultad respiratoria o pérdida de la consciencia, la probabilidad de que el paciente sea alérgico es muy alta.

¿Cómo saber si es una picadura una abeja o una avispa?

Es frecuente el caso en el que los pacientes hayan sido picados por algún insecto, pero no puedan identificarlo, ya sea porque no lo vieron en el momento de la picadura o porque no pueden diferenciar una abeja de una avispa (o de cualquier otro insecto). Si en el sitio de la picadura se observa el aguijón es muy probable que el insecto responsable sea una abeja. Las abejas mueren tras la picadura por lo que una abeja sólo puede picar una única vez. Si se sufren varias picaduras a la vez y en ninguna de ellas se visualiza el aguijón, es muy probable que la picadura se deba a avispas.

¿Cómo saber si soy alérgico al veneno de las abejas o al de las avispas?

Siempre que se sospeche de haber presentado una reacción alérgica por veneno de abejas o avispas se debe de consultar con un especialista en alergología. Los síntomas que se tuvieron tras la picadura aportan mucha información sobre el tipo de reacción presentada. Si los síntomas son compatibles con una reacción alérgica se realizan analíticas de sangre específicas, así como pruebas cutáneas con los venenos de las abejas y avispas. Estas últimas pruebas no están exentas de riesgo por lo que sólo deben de realizarse por personal experimentado y en instalaciones adecuadas para las mismas. No son pruebas que se realicen de forma rutinaria en una consulta. En su conjunto, la información de la reacción tras la picadura, los valores de la analítica de sangre y el resultado de las pruebas cutáneas permiten diagnosticar a aquellos pacientes alérgicos al veneno de las abejas o avispas de aquellos que no lo son.

¿Si soy alérgico al veneno de las avispas también lo soy al de las abejas?

No, en general no. Si bien parte de los componentes del veneno de las avispas es similar al de las abejas, es poco frecuente que una persona alérgica al veneno de avispas también lo sea al veneno de las abejas. Es más frecuente ser alérgico a dos especies diferentes de avispas.

¿Cómo se tratan las reacciones locales por picaduras?

Lo primero tras haber sufrido una picadura de abeja o avispa, es retirar el aguijón, si lo hubiese. En las abejas el aguijón esta unido al saco que contiene el veneno por lo que incluso si el insecto esta muerto el saco puede seguir liberando veneno e introducirlo en la piel a través de aguijón. A continuación, es recomendable lavar el sitio de la picadura y así evitar el riesgo de futuras infecciones. Dependiendo de la intensidad de los síntomas se puede aplicar alguna crema con corticoide tópico y frío local (hielo). Los antihistamínicos y corticoides orales se recomiendan si las molestias son muy intensas o en caso de reacciones extensas. Debe evitarse masajear la zona de la picadura, así como la aplicación de calor local.

¿Cómo se tratan las reacciones sistémicas por picaduras?

Además de las medidas generales, como lo son retirar el aguijón (si lo hubiese) y lavar el sitio de la picadura, la medida más efectiva para controlar y detener el progreso de una reacción grave por alergia a veneno de abejas y avispas es el uso de adrenalina. Es por este motivo que todo paciente alérgico debe tener un “kit de emergencia”. Estos kits tienen que contener al menos 2 autoinyectores de adrenalina, antihistamínicos y corticoides orales.

En caso de duda, si un paciente alérgico al veneno de abejas o avispas es picado debe de hacer uso del autoinyector de adrenalina. Los efectos secundarios producidos por la adrenalina son mínimos, mientras que los beneficios son máximos. Los autoinyectores de adrenalina pueden salvar vidas.

¿Cómo puedo prevenir las picaduras por abejas y avispas?

La mejor medida para evitar las picaduras por abejas y avispas es no acercarse a sus nidos. Como hemos mencionado anteriormente, estos insectos pican en la mayoría de las ocasiones porque se sienten amenazados y la picadura no es más que un mecanismo de defensa.

La mayoría de las picaduras se producen en los meses de abril a octubre. Estos son los meses en los que estos insectos aumentan su actividad. Tanto a las abejas como a las avispas, los colores brillantes, las fragancias florales, las superficies de las aguas y los alimentos dulces les atraen. Por lo tanto, si salimos al campo en estos meses debemos de evitar vestir con colores llamativos, utilizar colonias o perfumes afrutados, no dejar expuestas bebidas azucaradas como zumos o refrescos, eludir las riveras de los ríos y esquivar los campos con abundantes flores. Si a pesar de todas estas recomendaciones estamos en contacto cercano con alguna abeja o avispa no se debe de realizar movimientos bruscos ni rápidos, tampoco se debe intentar matar al insecto (en especial si este se encuentra apoyado sobre alguna parte de nuestro cuerpo). Muy probablemente el insecto se aleje por sus propios sin causar daño alguno.

Desde ClinicAL esperamos haber aportado información sobre las reacciones producidas por las picaduras de abejas y avispas bastante frecuentes en estos meses.

¿Tienes alguna duda?

Contacta con nosotros y te ayudaremos a resolverla.


Dr Federico de la Roca
Especialista en Alergología.
ClinicAL

Alergia al sol

Alergia al sol 1920 1280 Federico de la Roca Pinzón

En verano, o incluso en primavera, nos consultan por cuadros de alergia al sol. En general, se trata de pacientes que tras haberse expuesto durante un par de horas al sol han presentado picor en la piel y lesiones cutáneas que describen como “rash o salpullido”.

Pero ¿puede el sol producir “alergia”?

La radiación ultravioleta proveniente de la luz solar es uno de los principales factores ambientales que afectan la salud humana. Las reacciones más frecuentes producidas por la exposición solar son la quemadura solar y el bronceado. Si la exposición es repetida se producen cambios crónicos en la piel que pueden desencadenar en cáncer y fotoenvejecimiento. Pero la radiación solar también puede alterar el sistema inmune propiciando una reacción anormal de la piel tras la exposición solar. Estás reacciones anormales se conocen como “fotodermatosis” y suelen englobar aquellas lesiones cutáneas que los pacientes describen como “alergia al sol”.

¿Qué es la fotodermatosis?

Como ya mencionamos anteriormente, la fotodermatosis es una respuesta cutánea anormal producida, desencadenada o agravada por la exposición a la radiación emitida por el sol.

Las manifestaciones clínicas de estas reacciones son muy variadas y van desde el picor cutáneo, a lesiones cutáneas como habones, exantema (rojez), eccema o incluso costras.

¿Cuáles son las fotodermatosis más frecuentes?

Las fotodermatosis secundarias a la interacción entre la radiación solar y el sistema inmune más frecuentes son la erupción polimorfa lumínica, la urticaria solar y la dermatitis actínica crónica. Cada una de estas se manifiestan de diferente forma, pero en algunos casos, especialmente aquellos con muchos años de evolución, las lesiones cutáneas pueden solaparse generando confusión al momento de establecer el diagnóstico. Es importante recordar que la radiación solar también puede empeorar la dermatitis atópica.

¿Qué es la Erupción Poliforma Lúminica?

Es la fotodermatosis más frecuente en nuestro medio, siendo la población adulta la más afectada. Las mujeres jóvenes, especialmente aquellas entre la segunda y tercera décadas de la vida, son las que más la presentan.

La erupción polimorfa lumínica es la reacción cutánea que la mayoría de los pacientes describe como alergia al sol. Esto es debido a que los síntomas pueden presentarse a las pocas horas de haber recibido luz solar y suelen iniciar con picor de piel que luego se acompaña de pápulas, vesículas, eccema, placas, erosiones y costras. Es por estas diferentes formas de las lesiones cutáneas que se le denomina “erupción polimorfa”. Puede afectarse cara, cuello, zona alta del tórax, caras laterales de antebrazos y cara anterior de las piernas.

La principal causa es la exposición solar, por lo que el cuadro suele presentarse al final de la primavera y mejora a medida que el verano avanza. Esta mejoría se debe a que la exposición repetida al sol favorece un fenómeno de “endurecimiento” de la piel. Este fenómeno es un proceso de fotoadaptación que la piel va desarrollando conforme la exposición solar aumenta de forma progresiva, creando “resistencia” o tolerancia solar.

¿Qué es la Urticaria Solar?

Al igual que en la erupción polimorfo lumínica, es una fotodermatosis común en adultos jóvenes (sobre todo de los 20 a los 30 años) y en el sexo femenino. A pesar de la “popularidad” que goza entre las reacciones debidas al sol, la urticaria solar es una afección poco frecuente. Sólo representa el 0,4% del total de casos de urticaria.

La urticaria solar se caracteriza por picor cutáneo acompañado de lesiones habonosas (ronchas). El cuadro suele iniciar de forma muy rápida tras la exposición solar. Al principio es únicamente picor y eritema (rojez), pero a medida que avanza el tiempo aparecen las lesiones habonosas. El cuadro suele resolver de forma espontánea en 24 horas, sin lesiones cicatriciales.

Los sitios de mayor afectación son los conocidos como “zonas fotoexpuestas” en las que se incluye el cuello, la región del escote, los brazos y antebrazos. Como también sucede con la erupción polimorfo lumínica, en la urticaria solar la exposición repetida al sol favorece el “endurecimiento” de la piel, motivo por el cual la cara y el dorso de las manos pueden no presentar lesiones a pesar de ser zonas más habitualmente expuestas a la luz solar. Cuando se afectan grandes áreas del cuerpo el cuadro cutáneo puede acompañarse de dolor de cabeza, malestar general, náuseas y síntomas cardiovasculares, como taquicardia, hipotensión e, incluso, choque.

¿Qué es la Dermatitis Actínica Crónica?

Es la fotodermatosis con mayor distribución mundial, siendo más frecuente en regiones templadas y en varones mayores de 50 años. Suelen ser pacientes con historia de exposición solar importante.

Las lesiones aparecen en áreas de piel expuestas con líneas de corte de clara separación donde comienza la protección de la ropa. Son lesiones parchadas que se presentan en forma de eccema. En los casos graves las lesiones pueden liquenificarse. Cuando el cuadro es muy intenso puede afectar las palmas y plantas, incluso hay pacientes que pueden perder el pelo de pestañas, cejas y cuero cabelludo, generalmente secundario al rascado.

Es habitual que empeoren en el verano, desarrollando lesiones a los minutos u horas tras la exposición solar que, ocasionalmente, puede remitir a los varios días, si cesa la exposición y la reacción es leve. En las formas graves el paciente puede tener lesiones todo el año.

¿Cómo se pueden prevenir las fotodermatosis?

La mejor prevención es la fotoprotección adecuada. Para esto debemos de evitar la exposición solar directa, utilizar ropa que cubra las zonas más fotoexpuestas y aplicar protectores solares (UVA y UVB).

¿Existe un tratamiento específico para las fotodermatosis?

Actualmente existen muchos tratamientos para el control de las fotodermatosis. Estos van desde antihistamínicos, corticoides, inmunosupresores e incluso radiación ultravioleta. El tratamiento debe de ser individualizado ya que como vimos anteriormente las manifestaciones clínicas son diversas y pueden presentarse en diferentes estadios de la enfermedad.

Desde ClinicAL esperamos haber aportado información sobre las reacciones cutáneas más frecuentes producidas por la exposición solar tan frecuentes en estos meses.

¿Tienes alguna duda?

Contacta con nosotros y te ayudaremos a resolverla.


Dr Federico de la Roca
Especialista en Alergología.
ClinicAL

Asma alérgica

Asma alérgica 1920 1280 Jaritzy Negrín González

El asma bronquial alérgica es una enfermedad inflamatoria crónica de las vías respiratorias y que genera obstrucción variable del flujo aéreo.

¿Cómo se produce la inflamación en el asma alérgica?

Una vez que inhalamos el alérgeno (ácaros del polvo, polen, epitelio de animales…) y entra en contacto con la mucosa bronquial se inicia un proceso donde intervienen distintas células y mediadores de inflamación. También se ha evidenciado factores genéticos que condicionan a dicho proceso inflamatorio.

Si la mucosa del bronquio se inflama, disminuye el diámetro de la vía respiratoria y por eso se producen los síntomas.

¿Cuáles son los síntomas?

-Dificultad para respirar (disnea).

-Pitos (sibilancias).

-Opresión en el pecho.

-Tos.

Cada persona manifiesta estos síntomas del asma alérgica, con periodicidad e intensidad variable, según sea el alérgeno causal. Por ejemplo una persona que tenga asma alérgica por el polen de platanero (Plátano de sombra) tendrá síntomas solo en la época de su polinización aproximadamente 2-3 semanas entre los meses de marzo-abril; mientras una persona que tenga asma alérgica por epitelio de gato y viva con un gato, presentará síntomas de forma continua diariamente porque su exposición es constante.

¿Existe tratamiento para el asma alérgica?

Si, se indican inhaladores bronquiales para tratar la inflamación, entre ellos tenemos los corticoides inhalados, los corticoides inhalados en combinación con B2 agonistas de larga duración, los B2 agonista de corta duración y los corticoides orales, entre otros. Todo va a depender de la gravedad de cada caso.

Otro de los tratamientos disponibles es la lnmunoterapia  Específica (“vacuna de la alergia”) , una vez realizado el estudio alergológico que determine la causa del asma.

También es importante, si fuese posible, la evitación del alérgeno causal.

¿Qué puedes hacer si presentas estos síntomas?

Si tienes o crees que puedes tener síntomas de asma bronquial alérgica, te recomendamos acudir al alergólogo para que realice evaluación médica y pruebas según sea el caso.

¿Tienes alguna duda?

Contacta con nosotros y te ayudaremos a resolverla.


Dra Jaritzy Negrín González
Especialista en Alergología.
ClinicAL

Dermatitis alérgica de contacto por niquel

Dermatitis alérgica de contacto por niquel 1920 1280 Jaritzy Negrín González

El níquel es un metal duro, maleable y dúctil que forma fundamentalmente compuestos divalentes, la mayoría sales de níquel (Cloruro, Sulfato, Nitrato) de color verde azulado.

Es la causa más habitual de dermatitis alérgica de contacto en pacientes que se realizan las pruebas epicutáneas o test del parche (Patch Test).

¿En dónde encuentras niquel?

En múltiples objetos de uso cotidiano: bisutería, tijeras, llaves, pomos de puertas, monedas, botones de prendas de vestir, hebillas de cinturón, auriculares, teléfonos móviles, entre otros.

La sudoración y el contacto estrecho con la piel facilitan la absorción y puede producir la sintomatología.

¿Cómo se produce la alergia?

Como hemos explicado en muchos de nuestros contenidos, la exposición frecuente a un alérgeno, en este caso el níquel, aumenta el riesgo de sensibilización y producir alergia.

Se ha asociado al uso de pendientes o perforaciones corporales (piercing).

¿Cuáles síntomas puedes presentar?

La reacciones frecuentes son lesiones tipo eccema en la zona de contacto, piel roja que pica.

También pueden presentarse reacciones retardadas como las aerotransportadas por el uso de sprays o dermatitis de contacto sistémicas.

Puede ser origen de dermatitis en profesionales por ejemplo en cajeros, joyeros, electricistas, mecánicos de coches, pintores, entre otros.

¿Qué debes hacer si tienes dermatitis de contacto por niquel?

Debes acudir a tu alergólogo, valorará tu caso y de ser necesario realizará pruebas epicutáneas o test del parche. Y tendrás que evitar el uso de objetos que contengan níquel.

¿Tienes alguna duda?

Contacta con nosotros y te ayudaremos a resolverla.


Dra Jaritzy Negrín González
Especialista en Alergología.
ClinicAL